Entender y hablar sobre el estigma y las condiciones de salud mental

16 de sep. de 2021

Tiempo de lectura: 10 minutos

La mente y el cuerpo están unidos, pero hablar de la salud mental puede ser más difícil que hablar de la salud física. Trabajemos juntos para aprender más sobre el estigma y las condiciones de salud mental, y cómo hablar de ellas.

Cómo abordar el estigma de salud mental


A menudo, las personas usan el término estigma para describir la vergüenza que algunos pueden sentir al luchar con la salud mental. El estigma puede afectar las relaciones, el trabajo y la familia, y hacer que una persona que necesita cuidado médico tenga miedo de buscar ayuda.

 

Abordar el estigma de la salud mental es importante porque el propio concepto de vergüenza dificulta que muchas personas con condiciones de salud mental busquen ayuda. Los estudios muestran que aproximadamente el 75 por ciento de las personas con una condición de salud mental siente este estigma.

¿Cuán frecuentes son las condiciones de salud mental?


Muchas personas experimentan algún tipo de condición de salud mental en su vida y probablemente tengan a un ser querido, miembro de la familia o amigo con una condición emocional o de salud mental. Sin embargo, aún existe el estigma sobre temas como la ansiedad, la depresión, los trastornos por abuso de sustancias y el trastorno bipolar.

¿A qué se considera una condición de salud mental?


El término condición de salud mental se aplica a los trastornos de la mente y puede ser tan amplio y abarcativo como las enfermedades físicas. Las condiciones de salud mental incluyen problemas con respecto a un evento en particular que causan el trastorno de estrés postraumático, la depresión que se transmite de padres a hijos o el trastorno obsesivo-compulsivo. Los problemas de salud mental pueden ocurrir una sola vez, muchas veces o incluso ser permanentes.

 

Algunos ejemplos de condiciones de salud mental incluyen:

  • Depresión
  • Trastornos de ansiedad
  • Trastornos por abuso de sustancias
  • Trastornos bipolares
  • Trastornos psicóticos
  • Trastornos del ánimo
  • Trastornos de la personalidad

¿Cómo podemos tomar más conciencia sobre las condiciones de salud mental?


Existen signos de alerta. Algunos ejemplos incluyen:

  • Problemas sociales repentinos
  • Problemas en el trabajo o la escuela
  • Cambios en los patrones de sueño, alimentación o cuidado personal
  • Consumo excesivo de alcohol o abuso de drogas
  • Cambios en el estado de ánimo

 

¿Cómo puedo ayudarme a mí mismo?


Acudir a un médico de atención primaria podría ser el primer paso para encontrar ayuda para tu salud mental. Tu médico de atención primaria podría derivarte a un especialista en salud mental. A partir de entonces, el profesional de salud mental trabajará contigo para elaborar un plan de tratamiento. Este puede incluir asesoramiento, terapia, medicación, cuidado médico sin medicamentos o una combinación de tratamientos. También es probable que te sugiera realizar cambios en tu estilo de vida, como en tus hábitos de alimentación, ejercicio o consumo de cigarrillos.

 

Trabajar con un profesional de atención médica para identificar una condición de salud mental te ayudará a encaminarte antes hacia el tratamiento. No tienes por qué avergonzarte de cuidar de ti mismo. Cuanto más te informes acerca de tu trastorno, más empoderado te sentirás.

 

Diferencias entre salud mental y salud conductual


Todo, desde tus patrones de sueño hasta la dieta y el ejercicio, puede afectar tu salud. Aunque a menudo evaluamos la fuerza de nuestro cuerpo físico, hay otro aspecto de tu bienestar a considerar: la forma en que piensas, sientes y actúas. Todo esto se relaciona con tu salud mental y conductual.

 

Si bien muchas personas usan los términos salud mental y salud conductual indistintamente, existen distinciones sutiles pero importantes a la hora de diagnosticar y tratar problemas psicológicos. Incluso existen diferentes enfoques para manejar problemas relacionados con la salud conductual en contraposición con la salud mental.

 

Los comportamientos negativos no siempre acompañan estas condiciones de salud mental. Casi todas las personas con depresión, por ejemplo, tienen problemas para dormir. Sin embargo, no todas desarrollan un trastorno conductual. Cuando un comportamiento distinto y regular que va más allá del alcance de una típica condición de salud mental comienza a afectar negativamente a alguien, se convierte en un trastorno que generalmente requiere un tratamiento de salud conductual más específico.

Cómo hablar sobre salud mental con compasión


Es importante tener cuidado y mostrar compasión al hablar sobre salud mental. Recuerda: por lo general, las personas no desean tener una condición de salud mental como tampoco desean sufrir una enfermedad física. Una persona no elige tener depresión como tampoco elige tener una enfermedad cardíaca.

 

Piensa en las etiquetas. A menudo tratamos a las personas con cáncer u otros problemas de salud física como héroes. Usamos términos como valiente y fuerte para describir su batalla contra la enfermedad. Es más probable que las personas con condiciones de salud mental escuchen términos dañinos como paranoico y delirante, y que están sufriendo a causa de su trastorno. Esto puede hacer que quienes tienen una condición de salud mental se sientan desesperanzados.

 

No debemos definir a las personas por su condición de salud mental. En su lugar, debemos recordar que tienen una condición. Por ejemplo, una persona no es esquizofrénica sino que tiene esquizofrenia. Del mismo modo, una persona tiene gripe, pero no es la gripe. Referirse a una persona como si fuera una enfermedad reduce su capacidad de verse a sí misma separada de ella.